Please select your page

La Revolución de Panamá en el campo de la salud

La Revolución de Panamá en el campo de la salud

En 1968, el grupo de militares dirigentes y responsable de los cambios de Gobierno en esa época, solicito al equipo técnico que trabajan en el Hospital del Niño de Panama, que nos encargáramos del Ministerio de Trabajo, Previsión Social y Salud Publica. Al tomar posesión del cargo, propusimos la creación del Ministerio de Salud y del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, procurando trabajar con los conocimientos técnico-científicos en el campo de la salud para lo cual estábamos capacitaos, apartándonos del plan político tradicional como se venía viviendo.

Desde el momento en que el General Torrijos, junto con el grupo de militares al cual pertenecía, firmo aprobatoriamente el proyecto de creación del primer Ministerio de Salud de Panama, proyecto conocido posteriormente como el Decreto de Gabinete No. 1 de 15 de enero de 1969, se comenzó la revolución en salud en nuestro país.

El General Torrijos firmo como Comandante en Jefe, expresándose del documento como excelente en su contenido. Documento que permitiría una nueva modalidad de trabajo y alcanzar una “SALUD IGUAL PARA TODOS LOS PANAMEÑOS”. Posteriormente se ratifica el Estatuto Orgánico que instrumenta este decreto conocido como el No. 75 d 27 de febrero de 1969, que permitiría un ordenamiento con definición de funciones, tanto a nivel político-administrativo superior, como al os niveles técnicos normativos de supervisión y administración y a los niveles ejecutivos operacionales.

En nuestro país los servicios de salud del Estado se habían desarrollado bajo las condiciones socio-históricas de la población. Se parte de un período inmediato a la construcción del Canal con una atención de la más elevada, donde los consultorios, los equipos y las técnicas no solo eran las mejores sino las únicas y donde el Estado organizaba y financiaba debidamente estos servicios. Los hospitales eran únicamente del Estado y para toda la población por igual (administración Porras). Posteriormente, a medida que crecen diferencias sociales como consecuencia de una creciente desigualdad en las relaciones que algunos sectores establecen con el exterior, los servicios se encarecen y son monopolizados por un sector particular, aunque el Estado continúa subvencionando los gastos de salud del sector privado; pero además un sector importante hace uso de los servicios de salud en el extranjero. Se observaba un deterioro en los servicios estatales constituyéndose en servicios supuestamente de “beneficencia” o de caridad humillante.

La verdad era que los servicios de salud estatales nunca fueron de beneficencia, pero se trataba “políticamente” de identificar como caridad a los servicios que se ofrecían a la mayor cantidad de la población y que no pertenecían a los sectores dominantes. Se procuraba que un mal servicio hospitalario o una atención inadecuada en una unidad sanitaria no debía provocar alarma ni protesta, logrando cubrir con una etiqueta el uso del recurso del Estado hacia fines que beneficiaban sólo a un pequeño sector a través de la compra de equipos y de distribución de becas, viajes, pago de sueldos, etc., perjudicándose a la totalidad de la población. Los políticos trataban de dominar las instituciones estatales más importantes de donde aseguraban la subvención a través de compras y “negocios” ganando comisiones especiales. Además se observaba concentración de horas de especialistas en los Hospitales Centrales, a pesar de que las necesidades no estaban en las instituciones sino en los lugares donde vivía la gente.

Al público, para recibir una atención médica idónea, le era indispensable recurrir a la gran institución. Naturalmente, de esta demanda se excluían los grupos del sector que usaban los servicios de la práctica privada subvencionados por el mismo Estado.

En esta evolución se introdujo un nuevo e importante elemento que altera la distribución de la oferta dc servicios, la Caja de Seguro Social, que integra una política de prestaciones de servicios directos. Hecho motivado por el estrangulamiento que habían sufrido los servicios ofrecidos por las instituciones de la salud pública; pero el Seguro Social fue sometido también al proceso de concentración de recursos humanos y de equipos como habían sido sometidas las instituciones del Estado.

A pesar de la posibilidad de crear un servicio de salud único que coordinara e integrara los servicios del Estado y de la Caja de Seguro Social para que verdaderamente se beneficiara al pueblo panameño, esto no fue realizado.

En 1956, I.S. Falk, un técnico de un organismo internacional, señala en su informe, cuatro puntos básicos de la falta de coordinación en nuestro país:

Derroche de presupuesto
Duplicación de Personal
Duplicación de facilidades físicas
Duplicación de servicios

En sus recomendaciones indicaba la necesidad de la centralización normativa y la descentralización ejecutiva y la creación de las Direcciones Regionales de Salud Pública, es decir, colocar todos los recursos en una sola administración estatal.

En la Ley de Creación del Ministerio de Salud de Panamá se tomaron en cuenta las recomendaciones técnicas que permitían desarrollar los programas de salud integrales para todas las comunidades panameñas.

El Decreto de Gabinete No. 401 de 29 de diciembre de 1970, por el cual se constituyen los Comités de Salud de las comunidades, define sus objetivos y coordina e integra su labor con las del Ministerio de Salud. Aprobado este documento por el equipo del General Torrijos, documento mediante el cual se afianzan las acciones de trabajo de un equipo técnico con el pueblo, significa la incorporación de la población organizada en las tareas de transformación que son necesarias para producir la salud.

“La Salud es un Derecho y un Deber” es un documento publica- do con análisis que el Arzobispo de Panamá, Monseñor Marcos Gregorio McGrath, hizo de este trabajo. En reunión en la Presidencia de la República el General Torrijos comentó favorablemente la presentación de este documento.

“La Salud es un Derecho y un l3eber” es un documento publicado con análisis que el Arzobispo de Panamá, Monseñor Marcos Gregorio McGrath, hizo de este trabajo. En reunión en la Presidencia de la República el General Torrijos comentó favorablemente la presentación de este documento.

El Ministerio de Salud, como organismo rector de la política de salud en el territorio nacional y rompiendo los patrones de sistemas tradicionales, amplió en forma considerable el radio de acción de sus actividades, extendiendo la cobertura de sus programas, lo que permite que cada día más panameños, sin diferencias de clases, ideologías, grupos étnicos o creencias religiosas, incrementen su nivel de salud en forma integral a tono con las técnicas y exigencias modernas.

Los cambios de estrategias y avances que se han obtenido en salud son de una magnitud tan significativa que podemos manifestar con profunda satisfacción que en este Gobierno se ha efectuado la verdadera y auténtica revolución en salud que era necesaria para beneficio de nuestras comunidades.

Todo esto ha sido posible gracias a la implantación de una política de salud definida y a la labor que a diario desplegó un grupo de técnicos de alta capacidad y gran dedicación al trabajo con que cuenta nuestro país.

La promulgación de la Ley 401, por medio de la cual se organizan las comunidades, es uno de los instrumentos más valiosos que ha permitido la colocación de los servicios de salud en un nivel comunitario.

La expresión técnica de esta conjunción de esfuerzos a través de los cuales comparten responsabilidades los equipos técnicos y las comunidades en la solución de los problemas de éstas, en sectores bien diferenciados, constituye la Medicina Comunitaria que es el sistema en el cual se basan los servicios de salud integrales que se están pro- moviendo en las poblaciones panameñas.

Nuestra comunidades, inspiradas en un credo de Derechos y Deberes en Salud y respaldadas por la Ley 401, se han organizado en Comités de Salud por todo el país que representan las células de mayor acción social y dinamismo como fuerza de gobierno organizado a nivel local con metas de trabajo para su propia salud.
Dentro de las acciones de salud propiamente tales, este Gobierno dio la mayor prioridad a aquellas que pagan mayores dividendos a la población a un menor costo para la acción pueblo-gobierno.

Ello quiere decir que estamos dando mayor prioridad a las actividades preventivas que buscan la solución de los problemas en sus núcleos de origen, en lugar de las curativas tradicionales, que nos llevan a tratar al individuo en estado avanzado de enfermedad, con grandes limitaciones en sus capacidades físicas c intelectuales y cuya recuperación y rehabilitación muchas veces parcial, sólo se consigue a altos costos para el Estado y el pueblo.

El Ministerio de Salud desde su creación siempre ha estado consciente de la gran magnitud del problema de la desnutrición que afecta a un porcentaje alto de la población de Latinoamérica. Pero la so- lución de este complejo problema no se encuentra en las salas de un hospital, sino en la promoción del desarrollo de los diversos facto- res que inciden sobre su etiología. De allí el interés en crear conciencia en las comunidades para que en forma organizada se dediquen al trabajo de la tierra, dc modo que el proceso de producción agropecuaria, al proporcionar a la comunidad y a la familia los alimentos que requieren para mantener un adecuado estado nutricional, tienda a borrar progresivamente el diagnóstico de la desnutrición que gravita en forma considerable sobre nuestra gene y que es además el punto de desencadenamiento de otras enfermedades que afectan al ser humano.

Los huertos comunales hablan muy en alto del esfuerzo conjunto y organizado de nuestros hombres, mujeres y niños que con una clara conciencia de sus deberes y responsabilidades esgrimen al tractor como su arma de combate y que son capaces de emprender el trabajo de producción de la tierra como la solución más adecuada de un problema que los agobia de modo tan severo.

En forma similar tenemos el abastecimiento de agua principalmente en el área rural, donde a través de la dotación de una extensa red de acueductos comunales y de pozos perforados construidos por las mismas comunidades con la asesoría de los equipos técnicos, ha permitido llevar ese líquido indispensable para la vida del hombre hasta los lugares más apartados del país, que por muchos años o durante toda su vida habían estado desprovistos de un agua de buena calidad para el consumo. Como producto de esta acción las estadísticas ya demuestran un descenso progresivo en la incidencia de las enfermedades de origen hídrico que por tanto tiempo fueron las primeras causas de morbilidad y mortalidad en nuestro país.

Los indicadores de salud más importantes tales como la tasa de natalidad; la tasa de mortalidad general; la tasa de mortalidad infantil, acusan descensos significativos comparables con los países más desarrollados.
En cuanto al aporte financiero del Estado, destinado al Ministerio de Salud, podemos informar que el presupuesto de Rentas y Gastos de este Ministerio alcanzó el 12% del presupuesto total de la Nación, habiendo experimentado un incremento de 15. 7 millones en 1968 con un per cápita de B/. 11.7 a 25.1 millones en 1972 con un per cápita de 17.0. Si a esta suma se agrega el renglón de inversiones, puede apreciarse fácilmente la prioridad que este Gobierno está dando a la atención de la función salud para atender las necesidades de los panameños desde los inicios de su creación.
Las comunidades, por su parte, compartiendo responsabilidades con los equipos de salud están haciendo grandes aportes en recursos comunitarios tanto financieros como de mano de obra para la solución de sus propios problemas.
La política de salud que desarrolla el Ministerio ha permitido definir 5 programas básicos de trabajo de cuya ejecución es directamente responsable la Dirección General de Salud y los diferentes departamentos que estructuran su organización y que se proyectan hacia la población a través de las cuatro regiones : Occidental, Central, Oriental y Metropolitana, las que a su vez se dividen en 18 áreas Medio-Sanitarias, debidamente sectorizadas de acuerdo con las diferentes comunidades que las componen, Estos programas básicos de trabajo son:

1. Programa de Salud Materno-Infantil
2. Programa de Medicina de Adulto
3. Programa de Medicina de Saneamiento Ambiental
4. Programa de Administración
5. Programa de Organización y Educación en Salud de la Comunidad.

Para lograr esto, se han celebrado: Seminarios con Médicos y Enfermeras para discutir el Programa Materno-Infantil; Seminarios de Planificación Familiar, con el personal y con la comunidad; Seminarios de Salud Escolar, con los maestros, y se inició el adiestramiento de Médicos no Pediatras, de las área s rurales, con el propósito de mejorar la calidad en la atención infantil.

La educación en Salud Materno Infantil, ha sido intensificada por medio de programas radiales, televisión, organizaciones de clubes de madres, pequeños seminarios locales con madres y padres, a nivel de cada sector. Publicaciones de documentos para las Comunidades (Alimente su niño al pecho; La Reproducción Humana; Las Vacunas y su Importancia; El Embarazo; El Parto; Higiene del Recién Nacido; Alimentación del Niño en su Primer Año de Vida) y en forma especial tenemos un excelente documento que fue entregado al Ministerio de Educación, titulado “Guía de Salud”, y que ha sido utilizado no solo como un instrumento de trabajo educativo aquí en Panama sino que en igual forma se utiliza en algunos otros países de nuestro Continente.

La salud, con los conceptos aceptados y con los programa de las comunidades, pasa a ser una necesidad concreta capas de ser manejada por el mismo pueblo. Con el desarrollo de la organización de la comunidad es trabajadoras. El medio, la enfermera, la trabajadora social, la nutricionista, los auxiliares y los otros miembros del equipo de salud comienzan a estudiar y a trabajar con las verdaderas causas de las enfermedades y a accionar en la prevención y liberación de los pueblos.

Los comités de salud iniciaron un cuestionamiento de lo que había y de lo que se hacía en las comunidades, permitiendo al Gobierno Nacional emprender proyectos a nivel de la comunidad: los sistemas de agua potable, la vacunación de todos los niños de los pueblos, producción de alimentos, etc., pues los pueblos están dispuestos a trabajar cuando producen para su propio mejoramiento. Naturalmente que los productores de salud organizados podían discutir sus problemas y decidir qué hacer y llevar a cabo sus acciones de trabajo, contando para ello con la Asesoría Técnica del Gobierno a través de los muchos Centros de Salud que operan en todo el país a nivel de la comunidad.

El Centro de Salud no es una organización popular. En los Centros de Salud se prestan servicios de salud a la población de un sector definido. Todo Centro de Salud debe estar vinculado o integrado a una organización popular: Junta Comunal o Local, Comité de Salud, Asentamiento Campesino, etc.

La Salud Comunitaria transforma los servicios en un medio permanente de la población organizada destinado a la producción de su propia salud para la conservación de la vida completa del pueblo.

Esta época no es de campañas políticas de vacunación periódicas, sino de programas de vacunación y control de salud en forma permanente. La desnutrición como producto de la falta de alimentos sólo se puede tratar evitándola, alimentándose bien todos los días. Para eso es necesario producir los alimentos en cantidad suficiente o contar con un trabajo con remuneración adecuada para adquirir los alimentos indispensables. Sólo la organización social puede resol- ver este problema básico. El agua potable, la energía eléctrica, la ubicación de la vivienda deben ser revisadas por la comunidad para que las condiciones, si son inadecuadas, puedan transformarse como le corresponde al hombre libre y trabajador del Siglo XX.

La salud es inseparable de quienes la producen y de las condiciones reales que determinan los niveles de vida que se alcanzan en los diferentes pueblos.

Si el objetivo específico que perseguimos es elevar el grado de bienestar general de los habitantes de nuestras comunidades, tenemos que aceptar que para alcanzar ese objetivo, tradicionalmente los países y las comunidades han estado haciendo constantes esfuerzos para utilizar en la forma más eficiente sus recursos, principalmente los de orden financiero, que proceden de las distintas fuentes, como los del Gobierno Central en sus presupuestos, las entidades estatales autónomas; las fuentes externas a través de préstamos o donaciones; como también los limitados aportes de los municipios. Sin embargo, el uso de estos recursos no se ha ejercido a través de adecuada coordinación que, garantice un óptimo rendimiento. Las diferentes agencias y dependencias del Estado y de la comunidad realizan sus programas y actividades cumpliendo con las metas específicas dentro de su limitado campo de acción, pero pierden de vista el objetivo esencial de las acciones del Gobierno que es el desarrollo pleno de las comunidades, integrando para eso en un todo el trabajo unido y los recursos destinados al pueblo, que permitan elevar el nivel del bienestar en el menor lapso.

La mayor parte de las comunidades en Latinoamérica se caracterizan por la disposición de limitados recursos para atender una gama considerablemente mayor de necesidades. Esto se aprecia en forma especial en los Sectores Sociales, tales como Educación, Vivienda, Salud, etc., los cuales difícilmente pueden cumplir sus funciones. Sin embargo, a pesar de las limitaciones existentes, pocos son los esfuerzos que se han hecho para promover la utilización de otros recursos potenciales, los cuales, sumados a los anteriores, permitirán acelerar la marcha de las comunidades hacia el logro más inmediato de su desarrollo. Se ha mantenido a un lado o se ha querido ignorar lo que representa la comunidad misma y sus potencialidades. Los recursos más importantes de que se dispone a nivel de cada núcleo de población, son los que se generan a su propio nivel, a través de la participación efectiva y organizada del esfuerzo comunitario. La utilización de las otras fuentes resulta poco fructífera si a nivel de cada comunidad no existe la convicción y la decisión de emprender acciones para afrontar y resolver los problemas de diversa índole en general, y de salud, en particular.

La participación de la comunidad organizada es significativa y decisiva; no obstante aceptamos que aún no existen parámetros ‹definidos que permitan medir con precisión lo que representa la misma comunidad como fuente generadora de recursos.

No hay duda de que los planes de Desarrollo Económico y Social que se formulan a nivel de cada país y que involucran la atención de la función salud, así como también los que se conciben a nivel internacional, son muy ambiciosos ante la situación real de nuestros países y comunidades, y que sólo se podrá cumplir con sus objetivos y metas si en su ejecución se toma en cuenta lo que las comunidades, como fuerzas vivas que integran un país, aceptan y deciden y ejecutan acciones propias con esa finalidad.

La política de salud de Panama se orienta hacia la satisfacción de las aspiración del Gobierno Revolucionario panameño de lograr una “SALUD IGUAL PARA TODOS”, con la participación de todos los panameños en mejoramiento de la calidad de la vida y en el aumento efectivo dela producción nacional. Se acepta que la salud es un fin individual y un medio del proceso de desarrollo. Por su capacidad de trabajo el hombre es necesario en el proceso productivo de bienes de consumo y servicios que deben ser portadores de mayor bienestar, es decir, de salud, y que por ende mejoraran la capacidad colectiva de trabajo.
Se considera conveniente armonizar las demandas con los recursos generados por el trabajo colectivo para el beneficio de todos sin distinción de grupos. Los recursos que se inviertan en el desarrollo de los programas deben beneficiar a todos, pero debe darse prioridad a la satisfacción de las necesidades de los grupos tradicionalmente marginados y, por tanto, menos favorecidos que constituyen la mayor parte de la población panameña.

La situación encontrada por el Gobierno Revolucionario de Panama fue la de la concentración de los recursos y los servicios en las manos de una minoría mejor organizada, más rica, más protegida por empleos y más beneficiada por el progreso y el desarrollo del país. En cambio a la mayoría de la población, la que habitaba los poblados pequeños y en el campo, correspondía, a pesar de la magnitud y naturaleza de sus problemas, recursos insuficientes e incapaces de interrumpir el círculo vicioso de desorganización, enfermedad y miseria.

La respuesta en materia de salud a esta situación fue la política de Medicina Comunitaria y Sectorizada, con programas de salud dirigidos a toda la población, la cual debe participar de sus beneficios y en su financiamiento. Se decide, asimismo, experimentar con la integración de los servicios de salud para impulsar estos programas dirigidos a la salud de todos. De este modo, en cada sector, la comunidad organizada y el equipo técnico asesor pueden hacer uso efectivo de todos los recursos existentes para asegurar la producción de salud, a través de la transformación del medio por parte del hombre para ponerlo a beneficio del bienestar comunitario.

La elevación del nivel de salud como parte del desarrollo integral y lo que ello representa en la economía de las comunidades, en su estructura social, cultural y de responsabilidad ciudadana, solo es posible garantizarlo cuando las acciones del personal técnico, profesional y auxiliar tiendan a transformar a la comunidad en un instrumento dinámico, entusiasta, decidido y consciente, que genere energía, acciones, apoyo y valor para aceptar su propia transformación y superar las etapas que la han mantenido alejada de la civilización y la tecnología moderna.

De ello se deduce que en la estructuración de un programa de salud a nivel de la comunidad es necesario incorporar todos los recursos existentes para asegurar el éxito de la iniciativa. El financiamiento de un programa de salud, para ser integral, es responsabilidad de todas las agencias gubernamentales como también de las mismas organizaciones comunitarias.

A nivel de las comunidades, el financiamiento y la implementación de los programas de salud reúnen algunas características que deben analizarse detenidamente. El desarrollo integral de una comunidad está íntimamente ligado a su grado de cohesión interna y al nivel de participación activa de la gente en las acciones. La participación de la comunidad en el financiamiento de los programas de salud sigue dos instancias:

l . El nivel dc producción dc la comunidad y las formas de distribución de los medios que generan riquezas y que determinan la participación de cada familia o individuo tendrá en el proceso de decisiones que enmarca el programa de salud en la comunidad.

2. Los niveles de producción indican también el grado de organización de la comunidad. La organización de la gente determina su capacidad de desarrollar un programa de salud. Por otro lado, la introducción dc recursos financieros en una comunidad incapaz de organizarse, deja mucho que desear.

Es fundamental establecer un criterio de organización comunitaria que permita la utilización racional de los recursos que la misma comunidad genera y los que se introducen por otras fuentes, para alcanzar niveles adecuados de producción.
Las tareas de producción, en general, son definidas en base a los recursos naturales y artificiales que el hombre tiene a su disposición, los cuales

deben combinarse adecuadamente para generar un proceso de desarrollo. Los medios de producción básicos como son la tierra
Y el hombre en su interacción con el medio ambiente, deben planificarse de tal modo que el esfuerzo que se despliegue tenga un máximo rendimiento.

La capacidad de desarrollar un programa de salud se encuentra en el nivel de comprensión que sobre el mismo existe. Asegurar la participación permanente de la comunidad en estos programas y su financiamiento significa implantar desde un principio una política de amplias transformaciones que le permitan a la comunidad orientar sus excedentes a obras que promueven la salud de la población. La salud del medio en que se moviliza el hombre sólo es posible a través de la organización y participación consciente de la comunidad con todos los recursos existentes.

La aceptación para que se desarrollaran los programas de salud del pueblo panameño, que marcaron una verdadera revolución en la vida dc nuestro país, muestran la comprensión que tuvieron de los programas los Militares revolucionarios. Los éxitos se pueden apreciar hoy día en el gran avance que el pueblo ha hecho al participar junto con el grupo técnico científico en la atención de sus propios problemas.
Hoy día es difícil que una familia panameña no aprecie y sepa que la vacuna de su hijo es una de las defensas con que cuenta el hombre del siglo XX para evitar ciertas enfermedades y además el significado que tiene el no padecer poliomielitis, difteria, tétano, tosferina, sarampión, porque las familias vacunas sus hijos; así como todos saben de la importancia de contar con un Centro de Salud con recursos adecuados a sus necesidades, cerca del sector donde se vive, pues cada 10,000 habitantes tienen derecho a un Centro dc Salud donde se desarrollen los 5 programas básicos del pueblo panameño en protección de su vida.

La participación consciente y responsable en los casos de hospitalización, como existe actualmente en el Hospital del Niño de Panamá, ha sido de gran trascendencia; allí se hace un excelente trabajo con responsabilidad compartida entre el equipo técnico y la familia, y donde el hijo del hombre recibe la mejor atención sin discriminar por recursos económicos, ni color, ni religión, a los que necesitan, contándose además con los aparatos más sofisticados y especializados para la atención de sus problemas. Trabajo que se realiza con un ordenamiento científico y una sectorización geográfica intra-hospitalaria, y donde en acciones conjuntas laboran las familias con el grupo técnico responsable de la vida de los niños de áreas geográficas.

Son tantos los logros materiales alcanzados que se hace difícil enumerarlos. Conceptualmente, uno de los de mayor significado en el desarrollo del pueblo se aprecia al comprender que la salud es uno de los patrimonios más preciados (y no sólo la atención de la enfermedad) del hombre del siglo XX, que se adquiere con una organización y con técnicas adecuadas para la producción de su propia salud.

Los pueblos necesitan y quieren alimentos, viviendas, trabajo y descanso, hijos, seguridad y amor, tierra, amistad y unión, cariño, desarrollo de sus posibilidades plenas y hacerse libres al producir lo indispensable para satisfacer todas sus necesidades comunes vitales.
El pueblo trabajador no tiene problema para adquirir conocimientos. Sólo existen problemas en la utilización del conocimiento para erradicar la pobreza. En un país como el nuestro, donde se pue- de producir en abundancia, se tiene que eliminar la explotación para que todos puedan vivir honestamente en paz y felicidad.

Personalmente nunca tuvimos una vivencia íntima con el General Torrijos pero él y su equipo mantuvieron siempre un respeto muy grande al trabajo técnico -científico que realizábamos y para lo cual fuimos al Gobierno Central.
Frecuentemente el General Torrijos y su equipo estuvieron en to- das las actividades que realizábamos. Recuerdo que muy al comienzo de la creación del Ministerio de Salud en una visita en conjunto que hicimos con el General Torrijos y otros miembros de su equipo al Hospital de Veraguas, encontramos el atraso y abandono mayor que podría tenerse en una comunidad. .4l revisar la planilla de empleados encontramos la existencia de un carpintero y su ayudante para hacer

los ataúdes de la gente que diariamente moría por las condiciones tan inhumanas en que se mantenía a la población. Al hablar con el empleado, informó que tenía un gran atraso en su trabajo porque no daba abasto con la demanda y por eso siempre se podía oír un serrucho cortando madera, pues él, conscientemente, trabajaba hasta los domingos para que no se pudrieran los cadáveres, pues tampoco existía una morgue para colocar a los fallecidos.

Esto impresionó tanto al General Torrijos que posteriormente cuando alguno de sus “asesores” quería frenar los trabajos con el pueblo, les recordaba el incidente del serrucho, pues las causas de lo que mata a la gente están en la misma organización de las comunidades.

La vida en un Gobierno con verdadera participación del pueblo necesita de acciones honestas y' principios éticos morales de todos, además de integrar un trabajo intenso. El equipo del General Torrijos nos acompañaba en todas las actividades, desde las visitas a los hospitales como a los huertos comunales, como a los muchos seminarios que se hacían en las comunidades, al igual que asistía a las inauguraciones de programas especiales, como a la Escuela de Enfermería Comunitaria de Azuero, la cual visitó en múltiples ocasiones.

Hoy nos debemos responsabilizar, intensificar y perfeccionar, además de ampliar las metas y buscar resultados caminos mejores para continuar el gran e importante trabajo realizado con el pueblo panameño.

El General Torrijos, como autoridad central del grupo de decisión del Gobierno, al comprender la trascendencia para el pueblo panameño de los cambios para mejorar la salud y la atención de sus enfermedades y permitir la implementación y la realización de los programas comunitarios (que permanentemente deben revisarse y perfeccionarse) hizo factible al pueblo panameño encontrar el camino hacia una SALUD IGUAL PARA TODOS.

RESUMEN DE LOS AVANCES MÁS IMPORTANTES EN SALUD EN PANAMA
1 .Aspecto jurídico o legal.
2. Aspecto programático.
3. Trabajo comunitario.
4. Investigación
5. Recursos humanos en salud.
6. A nivel internacional.

Aspecto jurídico o legal:
l . Decreto de Gabinete No. 1 de 15 de enero de 1969: Por medio del cual se crea el Ministerio de Salud.

2. Decreto Ejecutivo No. 75 de febrero de 1969: Se establece el Estatuto Orgánico del Ministerio de Salud.

3. Decreto No. 401 de 29 de diciembre dc 197 0 : Se establecen los principios básicos para la organización de las comunidades.

4. Derechos y Deberes en Salud de la Comunidad.

5. Rey lamentación del Trabajo Comunitario. Técnicas para los seminarios de salud y comunidad.

6. Preparación del Proyecto del nuevo Código de Salud.

7. Reglamentación del saneamiento ambiental básico.

8. Preparación de la documentación que sirvió de base a la modificación de la Constitución Nacional en el campo de la Salud, haciendo énfasis en el objetico básico de la población y sentando los principios de la integración de los servicios de salud (artículos 103, 104, 105, 106, 107, 108, 109 y 110 fundamentalmente).

9. Preparación y ejecución de reglamentaciones en relación con diferentes aspectos de los programas básicos de salud.

10. Preparación y presentación de documentos con la información básica que sirvió de instrumento para establecer el Plan Decenal de Salud para las Américas -1972 a 1980- bajo la guía de la Organización Panamericana de Salud.

Aspecto Programático:
l . Definición de niveles operativos con sus correspondientes funciones en la estructura de la organización de salud (Ley de creación del Ministerio y Estatuto Orgánico).

2. Definición por primera vez en la historia de la salud panameña, de 3 programas básicos (Materno-Infantil, Salud de Adultos, Salud Ambiental) y 2 programas de apoyo (Administración, Organización y Educación en salud de las comunidades), como los programas oficiales de trabajo en el territorio nacional.

3. Establecimiento› del sistema de trabajo a través dc metas programáticas anuales para alcanzar los objetivos finales de los programas de salud.

4. Descentralización ejecutiva de los programas y fortalecimiento de las Regiones, Áreas y Sectores (sectorización de la atención en salud).

5. Descentralización del personal especializado de los hospitales instituciones de salud más complejas hacia la periferia, es decir,Centros de salud o verdaderos núcleos de población, mejorando notablemente la calidad de la atención a nivel de estos últimos.

6. Participación y puesta en ejecución de técnicas tendientes a resolver problemas nacionales como la desnutrición por medio de la promoción de huertos comunitarios, crías de animales y peces como fuentes de proteínas, etc., mediante el trabajo de la tierra. Suministro de asesoría por personal de agronomía y de equipo moderno como los tractores pequeños, fáciles de manejar bajo la propia responsabilidad de las comunidades. Cerro Cama es el ejemplo de uno de los proyectos de esa naturaleza.

7. Organización de las farmacias comunitarias, donde los controles técnicos eran dados por los funcionarios de Ministerio de Salud, pero el manejo administrado era proporcionado por lo miembros del comité de salud. Hecho que abarato, en forma extraordinaria, el precio de los medicamentos para el pueblo.

Trabajo Comunitario:
1. Se dicta el Decreto 401 de 29 de diciembre de 1970 por medio del cual se obtiene el establecimiento de las bases de la organización de las comunidades, las cuales, fundamentales en un credo de Derechos y Deberes en Salud, pueden en forma ordenada y deseada, participar en el reconocimiento y búsqueda de soluciones apropiadas a sus problemas de salud. Panamá se convierte así en uno de los primeros países en Latinoamérica y en el mundo en lograr este tipo de organización comunitaria que ha servido de modelo de otros países.

2. Se establece la SECGTORIZACION de la población como técnica de trabajo en salud a nivel local desde las instituciones, lográndose responsabilizar a profesionales reconocidos y a todo el equipo de salud por la salud de un sector de la población en el cual prestan sus servicios.

3. Se promueve y lleva a la práctica a nivel rural el establecimiento de trabajo con la tierra, por medio de la ceración de huertos comunitarios, para producir y consumir aquellos alimentos deficitarios en la dieta del panameño y así mejorar su nivel nutricional. En la misma forma se promueve la cría de aves, conejos y peces como fuentes de proteína animal para balancear su dieta.

4. Se establecen técnicas de trabajo científico y ordenado para el desarrollo de seminarios de salud y comunidad, en todo el territorio del país, en forma sistemática, en los cuales las comunidades pueden reconocer y presentar sus problemas de salud y discutir en forma organizada la participación en sus soluciones.

5. Definición de un sistema de trabajo que permitiera llevar a la práctica los conceptos enunciados en el punto anterior. La Medicina Comunitaria ha sido la respuesta a este nuevo enfoque de la atención de la salud y enfermedad, la cual se define como: “El sistema de prestación de servicios médico-sanitarios a las comunidades en el cual participan los recursos oficiales y comunitarios a través de la siguiente sucesión de etapas:

“a) Educación en salud, organización y desarrollo de las comunidades.

“b) Interacción dc las comunidades a los equipos técnicos del Estado para compartir responsabilidades en las soluciones de los problemas de salud.

“c) Definición de áreas de responsabilidad para los equipos técnicos-comunitarios de acuerdo con la distribución de la población y de los recursos existentes (sectorización).

“d) Uniformidad de criterios, normas, procedimientos y programas de trabajo que permita su ejecución con la misma intensidad en todo el territorio nacional y con las más amplias coberturas de población teniendo como base el principio de justicia distributiva, con el fin de asegurar la continuidad en la atención de los aspectos sociales básicos indispensables para la conservación de la vida normal y contribuir a alcanzar cl nivel óptimo dc salud física, mental y social de las comunidades”

6. Se crean los consultorios de los hospitales principales y se abren en los diferentes sectores donde vive la familia (en un solo día se comenzó este trabajo a nivel de la comunidad en 16 sectores del área metropolitana).

Investigación:
1. Se promueve e intensifica la investigación en salud en base a
los programas en ejecución, a fin de ganar nuevas y mejores experiencias y conocimientos en beneficio de la salud de la población.

2. Entre los primeros trabajos de investigación figuran la preparación y presentación del Atlas de Salud de Panama, en 2 ediciones de 1969 (Atlas de Geografía Médica) y en 1972 (Atlas
de Salud). El Atlas de Geografía Medica representa el primer esfuerzo por presentar proyectados en la geografía nacional, los aspectos más salientes de salud del país, incluyendo la población, las enfermedades más frecuentes y los recursos que se emplean para atender dichos problemas.

3. De Cada seminario de salud y comunidad desarrollado en los sectores se levantó un documento que resume la investigación en salud hecha con la participación de la comunidad. Se adjuntan algunos ejemplares.

4. En forma similar, se prepararon trabajos en distintos aspectos de los programas básicos, copias de algunos de los cuales se adjuntan.

5. Se considera que hubo una verdadera proliferación en lo que a publicaciones de trabajos se refiere, unos específicamente sobre los programas, otros sobre otros temas relacionados con la salud, lo que demuestra que hubo una verdadera y constante producción de la mente humana por los miembros del equipo de salud a todos los niveles.

Recursos humanos en salud:
1. Conscientes del papel fundamental que juega el recurso humano en salud en la adecuada y fructífera ejecución de los programas se dedicó todo esfuerzo y se aprovecharon todas las oportunidades que representaban superación de la capacidad del personal del equipo de salud y delos miembros de la comunidad, teniendo en cuenta el valor potencial que representa ésta en el éxito del desarrollo de cualquier actividad de salud.

2. Se aprovecharon al máximo las oportunidades de becas para estudios en el extranjero, ofrecidas por la Organización Panamericana de la Salud y otras agencias. Hubo gran promoción y motivación para seguir la especialidad en Medicina Preventiva y Salud Pública, tanto por las jefaturas de nivel nacional como por los otros niveles.

3. Marca un hito muy especial en la historia de los recursos humanos para la salud en Panamá, la creación de la Escuela de Enfermería Comunitaria de Azuero creada como centro de formación dc recursos humanos en un programa continuo y acelerado de 2 años de duración y salvar así la crisis de la falta de este recurso humano en todo el país, con una proporción diferente dirigida principalmente hacia la vida del pueblo, además de la atención de sus enfermedades.

4. Se desarrolló un número plural de cursos de adiestramiento locales en los distintos campos para diferentes miembros del equipo de salud, con el fin de mejorar su capacitación y rendimiento en sus respectivas funciones.

5. Mención especial merecen también los seminarios de salud y comunidad, que en el aspecto educativo representan el gran esfuerzo por educar a las comunidades en salud, las cuales, al estar mejor capacitadas, participan en una forma más dinámica y efectiva en la solución de sus problemas.

Nivel Internacional:
1. Se logró colocar a Panamá en el sitial de respeto y reconocimiento por parte de los otros países y de los organismos internacionales en el campo dc la salud, en virtud de la consolidación y productividad de sus indicadores de salud y la alta capacidad de los funcionarios a cargo de los servicios de salud.

2. Panama presenta indicadores de salud que se comparan con mucha ventaja con los de otros países latinoamericanos o en vías de desarrollo. Ejemplo de ello es su tasa de mortalidad infantil considerada como una de las más bajas de Latinoamérica.

3. en forma espectacular, Panama presenta como sus principales causs de muerte con certificación médica, las que corresponde a los países desarrollados o más altamente industrializados, tales como los accidentes, suicidios y homicidios; enfermedad arterioesclerótica y degenerativa del corazón y tumores malignos.

4. Los avances en los programas de salud del país contribuyeron a elevar el prestigio y reconocimiento de sus más altas autoridades por parte de los gobiernos de otros países en diferentes reuniones internacionales, donde llegaron a ocupar las más altas posiciones de honor. Ejemplos los constituyeron los siguientes:

a) El Ministerio de Salud de Panamá fue elegido Presidente del Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud, celebrada en la sede de dicho organismo en Washington D.C.

b) El Ministerio de Salud de Panamá fue elegido Presidente del Consejo Centroamericano de Salud Pública por el resto de sus colegas ministros de salud de los países de Centroamérica y México, celebrado en la ciudad de Panama.

c) El ministerio de Salud de Panama tuvo destacada participación en reunión celebrada en Santiago de Chile, convocada por la OPS/AOMS para la preparación del Plan Decenal de Salud para las Américas (1972-1980) para la década, hecho que consta en las memorias de estos eventos en forma muy especial.

d) Los programas de salud del país fueron objeto de constante observación en el terreno por el Director de la Oficina Sanitaria Panamericana, Dr. Abraham Horwitz, quien en muchas ocasiones emitió su opinión favorable sobre los mismos con elogiosos comentarios.

e) Diversos países en forma periódica enviaron a nuestro país a sus técnicos y profesionales a compenetrarse de nuestros progresos por los programas de nuestra estructurada de organización y trabajo con las comunidades, a fin de ganar ideas y nuevas experiencias aplicables a sus territorios.

f) Panamá ofreció a la OPS/OMS los terrenos para ubicar la sede de dicho organismo en nuestro territorio por las ventajas y experiencias que de ello podrían derivarse para nuestro Continente.

g) En la misma forma, a través del Ministerio de Salud se hicieron las gestiones pertinentes con lagunas universidades extranjeras para el establecimiento de una Escuela de Salud Publica la cual vendría a satisfacer una gran necesidad en la región.

h) SALUD IGUAL PARA TODOS se hace un lema para la acción de trabajo en múltiples reuniones internacionales.

Panamá. 25 de agosto de 1981.


Omar Torrijos Herrera


últimas noticias


Twitter


OmarTorrijos_1.jpgOmarTorrijos_10.jpgOmarTorrijos_11.jpgOmarTorrijos_12.jpgOmarTorrijos_13.jpgOmarTorrijos_14.jpgOmarTorrijos_15.jpgOmarTorrijos_16.jpgOmarTorrijos_17.jpgOmarTorrijos_18.jpgOmarTorrijos_19.jpgOmarTorrijos_2.jpgOmarTorrijos_20.jpgOmarTorrijos_21.jpgOmarTorrijos_22.jpgOmarTorrijos_23.jpgOmarTorrijos_24.jpgOmarTorrijos_25.jpgOmarTorrijos_26.jpgOmarTorrijos_27.jpgOmarTorrijos_28.jpgOmarTorrijos_29.jpgOmarTorrijos_3.jpgOmarTorrijos_30.jpgOmarTorrijos_31.jpgOmarTorrijos_32.jpgOmarTorrijos_33.jpgOmarTorrijos_34.jpgOmarTorrijos_35.jpgOmarTorrijos_36.jpgOmarTorrijos_37.jpgOmarTorrijos_38.jpgOmarTorrijos_39.jpgOmarTorrijos_4.jpgOmarTorrijos_40.jpgOmarTorrijos_41.jpgOmarTorrijos_42.jpgOmarTorrijos_43.jpgOmarTorrijos_44.jpgOmarTorrijos_45.jpgOmarTorrijos_46.jpgOmarTorrijos_47.jpgOmarTorrijos_48.jpgOmarTorrijos_49.jpgOmarTorrijos_5.jpgOmarTorrijos_50.jpgOmarTorrijos_51.jpgOmarTorrijos_52.jpgOmarTorrijos_53.jpgOmarTorrijos_54.jpgOmarTorrijos_55.jpgOmarTorrijos_56.jpgOmarTorrijos_57.jpgOmarTorrijos_58.jpgOmarTorrijos_59.jpgOmarTorrijos_6.jpgOmarTorrijos_60.jpgOmarTorrijos_61.jpgOmarTorrijos_62.jpgOmarTorrijos_63.jpgOmarTorrijos_64.jpgOmarTorrijos_65.jpgOmarTorrijos_66.jpgOmarTorrijos_67.jpgOmarTorrijos_68.jpgOmarTorrijos_69.jpgOmarTorrijos_7.jpgOmarTorrijos_70.jpgOmarTorrijos_71.jpgOmarTorrijos_72.jpgOmarTorrijos_73.jpgOmarTorrijos_74.jpgOmarTorrijos_75.jpgOmarTorrijos_76.jpgOmarTorrijos_77.jpgOmarTorrijos_78.jpgOmarTorrijos_79.jpgOmarTorrijos_8.jpgOmarTorrijos_80.jpgOmarTorrijos_81.jpgOmarTorrijos_82.jpgOmarTorrijos_83.jpgOmarTorrijos_84.jpgOmarTorrijos_85.jpgOmarTorrijos_86.jpgOmarTorrijos_87.jpgOmarTorrijos_88.jpgOmarTorrijos_9.jpg

Pronto: Tienda en línea

Estaremos abriendo nuestra tienda online.

Omar Efraín Torrijos Herrera, ha trascendido por ser el primer presidente en sentarse “de tú a tú” con Washington, y poner las cosas en orden respecto a la soberanía panameña en el canal.

pRONTO EN NUESTRA TIENDA ONLINE

×

Login

Please login using your credentials recived by email when you register.

  or   Crear una cuenta

¿Recordar contraseña? |  ¿Recordar usuario?

×

Register now


I'm a small Introtext for the Register Module, I can be set in the Backend of the Joomla WS-Register Module.



  or   Login
×