Please select your page

Devolver el Canal fue el Reto de mi Vida - Entrevista a Jimmy Carter

Devolver el Canal fue el Reto de mi Vida - Entrevista a Jimmy Carter

Si alguien tiene velas en este entierro para unos, o gran fiesta para otros, es el ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter, pues fue él quien negoció y logró la ratificación de los acuerdos que hoy permitirán la entrega formal del Canal de Panamá, tras casi un siglo de permanencia estadounidense en el istmo.

 Contraparte del general Omar Torrijos en las negociaciones de 1977, Carter no duda en calificar los tratados como el reto político más grande de su vida. Y aunque insinúa que los acuerdos le costaron la reelección, sostiene que fueron claves para las relaciones de Washington con América Latina.

A Torrijos lo recuerda como un hombre de palabra que nunca lo engañó y asegura que una de las cosas más difíciles fue doblegar un sentimiento de superioridad que hacía que muchos estadounidenses consideraran absurdo negociar con un país pequeño como Panamá.

Pese a que el balance general que hace este protagonista de la historia que hoy acaparará la atención del hemisferio es positivo, Carter se declara decepcionado por el hecho de que los dos países no lograran ponerse de acuerdo para garantizar una futura presencia de E.U. en la zona bajo la figura del Centro Multilateral Antidrogas.

El Canal de Panamá fue uno de los primeros asuntos que usted asumió como Presidente. ¿Por qué la urgencia?

Primero que todo tengo que decir que fue el reto político más difícil de mi vida. Honestamente, creo que fue más difícil lograr la mayoría de dos tercios del Senado para ratificar los tratados, que ser electo Presidente.
Mis antecesores en la Casa Blanca, empezando por el presidente Johnson, le habían prometido al pueblo panameño que un nuevo tratado sería negociado. Y aunque algunas de esas negociaciones habían sido exitosas, todos decidieron, por razones políticas, no presentar los tratados al Senado para su ratificación. De hecho, poco antes de que yo fuera elegido, el Senado votó por abrumadora mayoría que no ratificaría ningún tratado sobre el canal.

Por qué se lanzó a semejante reto?
Fueron varias las razones que me llevaron a replantear el asunto. Una fue que yo estaba muy interesado en América Latina y entendí muy claramente que nuestra relación con la región se vería afectada si no teníamos un tratado sobre el Canal. Y también porque creía y creo que era lo correcto.

¡Cómo logró convencer al Congreso?
Creo que fue el voto más valiente que jamás haya tomado el Congreso en la historia de nuestro país. De los senadores que votaron en favor de los tratados sobre el Canal, 20 aspiraban a la reelección al año siguiente, pero sólo siete de ellos regresaron al Senado. Y dos años después, en 1980, los senadores que votaron por los tratados fueron derrotados de igual manera. Incluso un Presidente que apoyó los tratados fue derrotado en la reelección. Era un asunto muy impopular entre los estadounidenses extremistas que se oponían al tratado. Y diría que aún hoy no lo han olvidado.

Pero,¡ cómo consiguió los votos necesarios?
Tuvimos que capitalizar en cada posible fuente de apoyo. Cuando los senadores se me acercaban y me decían Presidente, yo sé que esto es lo correcto, pero la gente en mi Estado no lo apoyará. Yo les contestaba: Deme los nombres de las 300 personas más importantes en su Estado y yo los invitaré a la Casa Blanca para contestar sus preguntas y explicarles por qué son importantes los tratados sobre el Canal de Panamá . Y así lo hicimos. Lentamente fuimos acumulando un voto aquí y un voto allá, hasta que finalmente logramos conseguir los votos que se necesitaban.

El 80 por ciento de la opinión pública de E.U. se oponía al tratado. Por qué?
Creo que había algo de orgullo nacional. Orgullo por que a comienzos de siglo habíamos sido exitosos en la construcción de un Canal que estaba funcionando perfectamente, a pesar de que los franceses habían fallado en su intento. También creo hacía falta sensibilidad sobre la soberanía de Panamá y existía un sentimiento de superioridad en el sentido de que no teníamos porqué lidiar de igual a igual con las naciones del sur. Además, Ronald Reagan usó el tema cuando desafió a Gerald Ford para la nominación republicana de 1976.

¡Qué planteaba Reagan?
Solía decir: Nosotros lo construimos, nosotros lo pagamos, y nosotros nos quedaremos con él. No lo entregaremos. Y eso, por supuesto, levantaba tremendos aplausos en las audiencias.

Para algunos sectores conservadores el acuerdo fue una intolerable muestra de debilidad por parte de su gobierno. Cuál es su interpretación?
Sí. Algunos plantearon que un diminuto país como Panamá nos estaba dominando, pero eso era parte del plan de los que se oponían a los tratados. Los acuerdos eran poco populares, pero eran lo correcto.


Al mirar hacia atrás, habría algo que cambiaría de lo que hizo durante el proceso de negociación?
He pensado mucho sobre esa pregunta y creo que no. Haber cambiado alguno de los factores podría haber terminado en la pérdida de uno o dos votos en el Senado, y no teníamos votos para regalar. De hecho, el día de la votación final, cuando logramos los 67 que se necesitaban, tuve que llamar a un rey en un país de Oriente Medio para que usara sus influencias sobre un Senador.

¿Qué clase de persona era el General Omar Torrijos?
Una de esas personas a las que llegué a admirar muchísimo. Pude entender, por fuentes de inteligencia, que él enfrentaba problemas muy difíciles en Panamá, así como yo en Estados Unidos. Esta era la conclusión de 75 años de sentimientos heridos e insultos y promesas rotas. Y él era muy sensible frente a estos temas. Pero nunca me engañó. Siempre me dijo la verdad. Si me prometía algo mantenía su palabra hasta el final. Aprendí durante todos esos largos meses de difíciles negociaciones a confiar en él completamente. Y Torrijos también confiaba en mí. Las veces que le dije que esto era lo mejor que podía hacer lo aceptó y luego se lo presentó así al pueblo panameño. En una ocasión, por ejemplo, vino a Washington a pedir que Estados Unidos pagara a Panamá por haber usado el Canal. Yo le contesté que eso era imposible y el aceptó la respuesta negativa.

¿Recuerda algo en especial del día de la firma?
Recuerdo muy bien el día en que se llevó a cabo la ceremonia de la firma del tratado a instancias de la OEA. Fue un momento muy emotivo para él. Nos habíamos reunido en un pequeño cuarto. Había 17 o 18 jefes de gobierno de todo el Hemisferio. Y mientras nos preparábamos para salir a la tarima para firmar el tratado rompió en llanto. Abrazando a su esposa lloró por unos minutos. Luego, como buen militar, se recompuso y salimos juntos. Aprendí a apreciarlo.

¿Podría decir que tuvo una relación personal con Torrijos?
Sí. Teníamos una relación personal muy intensa. Y también había muchas cosas que yo quería lograr. Quería que moviera a Panamá hacía unas elecciones abiertas honestas y democráticas. El prometió que se movería por ese sendero, pero siempre me dijo que no sería inmediatamente, sino a través de un proceso evolutivo. Creo que fue sincero en esa promesa.

¿Qué papel jugó la OEA en el proceso?
Algunos de los miembros de la OEA, como Venezuela o Jamaica, usaron sus influencias para moderar las pretensiones en Panamá cuando sus demandas eran excesivas o cuando Torrijos y yo no podíamos llegar a acuerdos durante la fase de negociación.

Creo que esto tuvo un impacto grande alrededor del mundo porque demostró que un país poderoso podía ser justo. A pesar de ser lo suficientemente poderosos para dominar a otros, escogimos no dominar, sino tratarlos de igual a igual, con dignidad y respeto.

Estoy decepcionado porque Estados Unidos y Panamá no trabajaron mano a mano para asegurar una transición ordenada y una delimitación de las responsabilidades para el futuro. También esperaba que una pequeña fuerza militar, destinada a la lucha contra los narcóticos, se mantuviera como prueba de que estadounidenses y panameños se tienen confianza.

………………………………………………..
(*) Periodista de la Oficina de Información Pública de la Organización de Estados Americanos (OEA).

**** Así perdió Colombia a Panamá La famosa frase del presidente de Estados Unidos, Theodor Roosevelt: I took Panamá sintetiza para muchos uno de los episodios más deplorables en la historia colombiana: La separación del istmo. Pero detrás de aquellas palabras varios factores que incluyeron la intransigencia de un presidente, la falta de visión del gobierno bogotano y las poderosas intrigas de un ingeniero francés, se combinaron fatalmente hasta producir el desenlace por todos conocido.

El personaje negro en la historia colombiana tiene nombre propio: José Manuel Marroquín para unos, presidente de la época quien se negó a presionar al Congreso para que aprobara el Tratado Herrán-Hay, que hubiera permitido la construcción del canal a Estados Unidos bajo soberanía colombiana y Phillipe Banau-Varilla para otros, un ingeniero francés que había participado en el fracasado proyecto de construcción encabezado por Ferdinand de Lesseps, quien se encargó de convencer a Roosevelt de apoyar el movimiento secesionista promovido por la burguesía panameña.

De acuerdo con los historiadores el plan fue todo un éxito. Así el 2 de noviembre de 1902 en el puerto de Colón comenzó el levantamiento popular gracias a la presencia del crucero estadounidense Nashville. Cuatro días más tarde el gobierno de E.U. reconoció la soberanía de la nueva república de Panamá y en contraprestación Banau-Varilla fue nombrado ministro plenipotenciario. Fue él con quien E.U. firmó el tratado Hay-Banau-Varilla, que otorgó a perpetuidad la Zona del Canal y cuyo repudio por los panameños llevó, con el paso de casi un siglo, a la devolución que hoy se concreta.\ ***\ Más de un siglo de un sueño ambicioso lleno de disputas\ 1880: Dirigida por el ingeniero francés Ferdinand de Lesseps, la Compañía Universal del Canal Interoceánico inicia la construcción del Canal de Panamá.\ 1889: Los estadounidenses compran los derechos y propiedades francesas en 40 millones de dólares.\ 1903: Ante la negativa de Bogotá a ceder por cien años la zona del canal, Estados Unidos apoya una rebelión en Panamá que termina el 3 de noviembre con la independencia del istmo.\ 1914: Instalación de las primeras bases militares de E.U. en Panamá. El vapor Ancon (10.000 toneladas) inaugura el canal el 15 de agosto, al cabo de 10 años de obras en las que han trabajado 75.000 personas.\ 1946: Washington establece en la zona del canal la Escuela de las Américas, punta de lanza de la lucha contra el comunismo en el continente.\ 1963: Un acuerdo entre los presidentes Kennedy y Chiari reconoce el principio de soberanía de Panamá sobre el canal.\ 1964: Estallan sangrientas protestas contra E.U. en la zona del canal que dejan 18 muertos.\ 1968: Un golpe de Estado lleva al poder al general Omar Torrijos, quien conduce una política nacionalista y anti E.U.\ 1977: El 7 de septiembre, el presidente Jimmy Carter firma con Torrijos un tratado que prevé el traspaso progresivo del canal y su restitución definitiva a Panamá el 31 de diciembre de 1999.\ 1979: Desde octubre, Panamá comienza a tomar posesión de los 7.000 edificios e instalaciones estadounidenses.\ 1989: Invasión estadounidense. Washington moviliza a 22.000 soldados en la denominada Operación causa justa , que depone al general Manuel Noriega y permite su captura el 4 de enero de 1990. Cientos de panameños mueren.\ 1990: Por primera vez, la comisión del canal de Panamá, ente administrativo regido por la legislación de Estados Unidos, es dirigida por un panameño.\ 1994: Inicio del retiro de las tropas estadounidenses.\ 1999: El 30 de noviembre, la presidenta Mireya Moscoso recibe el Fuerte Clayton, última instalación militar estadounidense en la zona del canal.

 


Omar Torrijos Herrera


últimas noticias


Twitter


OmarTorrijos_1.jpgOmarTorrijos_10.jpgOmarTorrijos_11.jpgOmarTorrijos_12.jpgOmarTorrijos_13.jpgOmarTorrijos_14.jpgOmarTorrijos_15.jpgOmarTorrijos_16.jpgOmarTorrijos_17.jpgOmarTorrijos_18.jpgOmarTorrijos_19.jpgOmarTorrijos_2.jpgOmarTorrijos_20.jpgOmarTorrijos_21.jpgOmarTorrijos_22.jpgOmarTorrijos_23.jpgOmarTorrijos_24.jpgOmarTorrijos_25.jpgOmarTorrijos_26.jpgOmarTorrijos_27.jpgOmarTorrijos_28.jpgOmarTorrijos_29.jpgOmarTorrijos_3.jpgOmarTorrijos_30.jpgOmarTorrijos_31.jpgOmarTorrijos_32.jpgOmarTorrijos_33.jpgOmarTorrijos_34.jpgOmarTorrijos_35.jpgOmarTorrijos_36.jpgOmarTorrijos_37.jpgOmarTorrijos_38.jpgOmarTorrijos_39.jpgOmarTorrijos_4.jpgOmarTorrijos_40.jpgOmarTorrijos_41.jpgOmarTorrijos_42.jpgOmarTorrijos_43.jpgOmarTorrijos_44.jpgOmarTorrijos_45.jpgOmarTorrijos_46.jpgOmarTorrijos_47.jpgOmarTorrijos_48.jpgOmarTorrijos_49.jpgOmarTorrijos_5.jpgOmarTorrijos_50.jpgOmarTorrijos_51.jpgOmarTorrijos_52.jpgOmarTorrijos_53.jpgOmarTorrijos_54.jpgOmarTorrijos_55.jpgOmarTorrijos_56.jpgOmarTorrijos_57.jpgOmarTorrijos_58.jpgOmarTorrijos_59.jpgOmarTorrijos_6.jpgOmarTorrijos_60.jpgOmarTorrijos_61.jpgOmarTorrijos_62.jpgOmarTorrijos_63.jpgOmarTorrijos_64.jpgOmarTorrijos_65.jpgOmarTorrijos_66.jpgOmarTorrijos_67.jpgOmarTorrijos_68.jpgOmarTorrijos_69.jpgOmarTorrijos_7.jpgOmarTorrijos_70.jpgOmarTorrijos_71.jpgOmarTorrijos_72.jpgOmarTorrijos_73.jpgOmarTorrijos_74.jpgOmarTorrijos_75.jpgOmarTorrijos_76.jpgOmarTorrijos_77.jpgOmarTorrijos_78.jpgOmarTorrijos_79.jpgOmarTorrijos_8.jpgOmarTorrijos_80.jpgOmarTorrijos_81.jpgOmarTorrijos_82.jpgOmarTorrijos_83.jpgOmarTorrijos_84.jpgOmarTorrijos_85.jpgOmarTorrijos_86.jpgOmarTorrijos_87.jpgOmarTorrijos_88.jpgOmarTorrijos_9.jpg

Pronto: Tienda en línea

Estaremos abriendo nuestra tienda online.

Omar Efraín Torrijos Herrera, ha trascendido por ser el primer presidente en sentarse “de tú a tú” con Washington, y poner las cosas en orden respecto a la soberanía panameña en el canal.

pRONTO EN NUESTRA TIENDA ONLINE

×

Login

Please login using your credentials recived by email when you register.

  or   Crear una cuenta

¿Recordar contraseña? |  ¿Recordar usuario?

×

Register now


I'm a small Introtext for the Register Module, I can be set in the Backend of the Joomla WS-Register Module.



  or   Login
×