Please select your page

Discurso del Jefe de Gobierno General Omar Torrijos Herrera en el 7mo. Aniversario de la Revolución

Discurso del Jefe de Gobierno General Omar Torrijos Herrera en el 7mo. Aniversario de la Revolución

Honorables Miembros del Poder judicial.

Honorables Miembros del Poder Ejecutivo. Honorables Representantes. Honorables Diplomáticos aquí presentes. Honorables Miembros del poder Legislativo. Compañeros todos: Hoy 11 celebramos nuestro cumpleaños.

El cumpleaños de una nueva República. El cumpleaños de una nueva era. El cumpleaños de una nueva actitud. No de un Gobierno, sino de un proceso, que coloca a los líderes más representativos de cada comunidad, a los líderes naturales de cada comunidad en el pedestal de convertirlos en el Poder Legislativo en la maquinaria de cambios de este país. Tenemos que sentirnos satisfechos del esfuerzo que hemos hecho en provecho de la patria.

Si nos ponemos a mirar, lo que éramos antes: ¿qué éramos en el 68? Hasta dónde llegó la corrupción, la descomposición, la micro organización: la prepotencia del fuerte sobre el débiL. Hasta qué extremo llegó en que los valores morales rodaron por el suelo. La escala de valores que los habían dejado nuestros antepasados ya se desconocía. Nos ponemos a observar retrospectivamente qué" éramos y que somos ahora. Tenemos todos que felicitarnos.

Tenemos que llegar al convencimiento de que no se está ante un Gobierno cualquiera. Sino que se está ante un proceso de cambio. Y que este proceso y este Gobierno vivirán mientras viva la República (Aplausos). Tenemos que sentirnos complacidos con el ambiente de paz, de tranquilidad, de pacífica convivencia que entre todos hemos podido propiciar. Tenemos que sentirnos complacidos porque en el 68 cuando un grupo de Oficiales producto del sistema educativo 99 nuestro y productos de Academias Militares, cuyo profesionalismo se nutría en Academias Militares, decidió en vez de dar uno de esos comunes golpes muy frecuentes en la zoología, o en la flora y fauna política de Latinoamcrica, decidió tomar las riendas del Estado para que la causa de descontento y de contlcto que permanentemente tenían al pueblo en la caBe no sucediese más y no enfrentar al compañero de uniforme contra el compañero que no tenía uniforme (Aplausos). Tenemos que convencernos quienes hicimos esto en esfuerzo que a pesar de que elegimos la ruta dura más consecuente y más patriótica a siete aIÌos de Gobierno, a siete años de haberse iniciado, sentimos la satisfacciÓn de quien está luchando, de quien está sembrando, de quien está jalonando las estacas que servirán como punto de referencia para que las nuevas generaciones vivan en un país libre, vivan en un país sin desiS'1,-ùdades y vivan en un país en el cual no sean unos humildes y los otros sean prepotentes. Tenemos que convencemos que nuestro esfuerzo está dando el resultado que habíamos anhelado. Estamos frente a una situaciÓn difícil, pero no insalvable: una situación dura, pero no irremediable, una situaciÓn que se hubiera hecho grave y que hubiera resquebrajado la economía del país si encuentran la ola inflacionaria.

Si encuentra al país micro organizado como cstaba antes que surgicra al panorama político panameño un Gobierno de esta envergadura representado por los líderes naturales dc cada comunidad. Tenemos que contemplar que nos encontramos ante el fuego cruzado de ametralladoras o de armas que unos disparan con cañones de petróleo, otros disparan con cañones de maquinarias; pero ante este fucgo cruzado el país ha sabido agigantarse y hacerle frente y buscar respuestas pragmáticas y no dogmáticas a la situación que se está viviendo. Es una situaci()l difícil, pero que conlleva también mucha esperanza, mucha esperanza porque el país esta década se está terminando y el país puede garantizarse a sí mismo, que la próxima década o al finalizar esta década tendrá los recursos o la estructura suficiente para hacerle frente con ventaja a ésta y a cualquier otra situaciÓn que se presente en el panorama NacionaL. Antes de que termine esta década, el país entra al Mercado Internacional del Azúcar con 300 milones de Balboas en exportación.

En esta época en que se mencionan cifras muy deportivamente siempre esas cifras hay que compararlas con algo; con cifras o puntos de referencia que uno conozca. La Zona del Canal, esas 500 milas conculcadas a la fuerza, genera a la economía nacional sólo 200 milones de Balboas. La 100 l ¡ ~ .~ ~ ~ caña, el surco, el esfuerzo nuestro, los trapiches nuestros, antes de que termine el siglo estarán generando a la economía Nacional riquezas por 300 milones de Balboas. Hemos emprendido, una política con fuerte énfasis en electrificar el país. Aquellos ríos que antes nada más servían para sembrar la destrucciÓn, para inundamos en tiempos de cosechas, para crecer cuando el niño iba a la escuela: aquellos ríos, hoy que se está trabajando,' generarán la energía suficiente, antes que termine esta década, a fin de que el país pueda contar con energía abundante y barata. Y alguien dijo que: "Energía es igual a Desarrollo".

Estamos frente a un gran depósito de Cobre. Estamos frente a macro empresas, a grandes empresas que nos darán la capacidad econÓmica para poder seguir costeando uno de los sistemas educativos que enorgullecería a cualquier país del mundo. Pero frentc a estas grandes riquezas que estamos generando, a nosotros nos corresponde estructurar los esquemas a fin de que estas ¡,rrandes fuerzas de riquezas que están por explotarse repercutan parejamente en la cconomía de un milón y medio de panameños. Porque todos estamos muy conscientes, que quien genera riqueza, y no genera los esquemas para que estas riquezas sean rctri~ buidas está propiciando otro 11 de octubre. Y ya lo dije y se lo vuelvo a repetir que mientras el Gobierno nuestro, causas nuestras, el proceso de Revolución siga jefaturado por los líderes más caracterizados de cada comunidad, este Gobierno vivirá mientras viva la República. Puedo decirles, con toda seguridad, que hemos comenzado el con te o regresivo de la inflación y el desempleo. Es decir, la peor época ya la hemos pasado.

Ahora comenzamos a contar rcgresivamente. Pero este con te o regresivo, se puede acelerar o se puede detener en la proporción en que la ciudadanía, o que nuestro país, presenten un frentc de unidad nacionaL. Si no hay Frente de Unidad Nacional, no hay conteo regresivo y no hay esperanza de que estas causas internas y las causas externas que golpearon tanto nuestra estructura económica comiencen aceleradamente a contar regresivamente. Les quiero poner un ejemplo de la Historia: En la época colombiana existía un millón de panameños micro organizados en un mîlar de tribus. Muchos caciques, muchos caciques. Una gran tendencia a cacicaLgo y no de trabajo en conjunto ni de trabajo en grupo. 500 españoles, pudieron dominar al Istmo. Y pudieron dominado porque eran 500 hombres que presentaban una unidad, una agrupación, una sola fuerza de combate.

Si nosotros en las situaciones en que estamos viviendo, si nosotros en el pedestal, o en las coordenadas de dignidad o de respeto que hemos colocado a la cuasa panameña, la lucha panameña 101 y a nuestro canal, no mantenemos un Frente de Unidad Nacional, no les podemos garantizar, ni yo, ni ustedes, a las futuras generaciones, que no sigan encontrando los mismos defectos que llevaron a la Guardia Nacional a solicitar las mejores credenciales de su Pueblo, para tumbar a aquellos del Gobierno. La única respuesta es su sentimiento de Unidad NacionaL. La única respuesta es la renuncia a todas aquellas cosas que nos dividen y el convencimiento de que nuestros problemas son grandes y que sólo con una gran voluntad y las grandes voluntades son voluntades de acero, son voluntades férreas, son voluntades de hierro. Con una gran voluntad podemos resolver los problemas que aunque difíciles, no son insalvables.

En lo que respecta al problema religioso, en un problema ante el cual el Hemisferio y los Pueblos conscientes del mundo se inclinan en sagrada y respetuosa actitud de reverencia, En lo que a respecta a ese problema, puedo manifestarles, que estamos negociando con la dignidad que ustedes me autorizaron, En ningún momento he hecho un uso incorrecto de los poderes que me dio esta Asamblea y que representa al 100% de su pueblo. Jamás, jamás por ningún motivo yo traicionaré los intcrescs de un Pueblo que está llegando a un límite de paciencia. Que está llegando a un límite de paciencia, y que no soporta una cerca, que ya no soporta un policía extranjero, que ya no soporta una Bandera intrusa, a un juez intruso y una perversa cárcel (Aplausos).

Actualmente, tenemos que actuar con mucho juicio. Estamos frente al país más poderoso del mundo. Estamos frente a un país que demostró en un caso con un país débil, que está dispuesto a usar toda su prepotencia por no perder un proceso electoral. Estamos frente a un poderoso, que hay veces se nos vuelve irracional y hay veces parece racional y hay veces actúa precipitadamente y hay veces siente. Y a veces no piensa. Hay veces piensa. Hay veces no siente. Tenemos que enfrentamos a ese coloso. Saber perfcctamente bien que estamos frente a un gran problema y tenemos que convencernos que unos meses más y otros menos, no constituyen nada. No constituyen nada, no constituyen nada importante cuando un pueblo se decide a liberarse. Estamos, que tenemos que tener presente que nuestro objetivo no es el tiempo sino I()s.. digo, que nuestra misión no es del tiempo, sino los objetivos que tenemos que alcanzar, Como este Gobierno es serio, y como serias son las credenciales que los mantienen a ustedes representando a su Pueblo.

En eso hemos sido muy cuidadoso, porque yo podría conseguirles para muchos antes del próximo 11 de octubre, para 2 ó 3 meses más si quieren, un Tratado. Pero un Tratado que el Pueblo va a repudiar. 102 ;:~ ::~ ~: '- Nosotros no estamos consiguiendo el Tratado. Que levante la úIti~ ma estaca nacionalista, digo colonialista, perdón, que permita que en nuestras futuras generaciones transiten por esas avenidas, con la misma se¡.ruridad que transitan por las avenidas de su Patria. Tenemos que saber administrar este plazo de espera. Tenemos que saber darle la calma suficiente a quienes están negociando, a fin de que no caigamos en una paciencia franciscana, pero tampoco en una impaciencia temeraria. Dentro de estos parámetros, de todos estos puntos de referencia, estamos conduciendo las negociaciones y lo que sí constituye un timbre, un sello de orgullo, lo que sí constituye algo, que nos enorgullece a todos los panameiios es que actualmente no sólo están negociando Panamá, sino que los Estados Unidos está convencido de que Amcrica ha convertido el caso de Panamá, en su propio caso. SituaciÓn que nos pone a nosotros, en situaciones, muy ventajosas, porque por muy prepotente que sea una Nación, no puede seguir ofendiendo lo más caros principios de dignidad de un Pueblo, cuando sabe que tiene como espectador, que está dentro de un escenario en que el Continente Americano lo está observando. Por esta parte, señores, la historia nos da razón.

La historia nos da razón. Claro, como les dije, ni paciencia franciscana, ni esperar cien años. Ni esperar cien años, porque no hay situaciÓn colonial que pueda durar cien años, ni panameño que la pueda aguantar. Esto es imposible. Estamos negociando, dentro de estos puntos de referencia, pero sí necesitamos un clima de tranquilidad suficiente para que nuestros negociadores no sientan que el Pueblo lo que quiere es cualquier Tratado. No podemos presentarle a la ciudadanía cualquier Tratado, porque ese Tratado tiene que ser aprobado en plebiscito, tiene que resistir el consenso de un millón quinientas mil conciencias que van a estar observando. La historia está con nosotros. El colonialismo está desapareciendo. Si no que se lo digan las naciones que tenían Provincias o Colonias en el. Africa. ¡Cuando el Colonialismo se está despeñando no hay barranco que lo ataje! Yeso es lo que realmente está pasando ahora mismo. Tengamos fe, tengamos paciencia. Ante aquelIos que dicen y aquellos que propugnan que estamos vendiendo la Patria, respóndanles, con el mis sentimiento de fe con que han respondido siempre. Tengan la completa seguridad de que los podercs que ustedes me dieron, para llevar las relacioncs diplomáticas del país, jamás serán usados antipatriÓticamente. Tengan la seguridad de que nos quieren precipitar.

Nos quieren precipitar, a aceptar cualquier Tratado, yesos hombres no sólo 103 están allá, no sÓlo están agrupados en la rabiosa derecha que existe en los Estados Unidos, sino que tienen su cualquier representante, tienen su cualquier agente aquí, en nuestro medio, que de vez en cuando anda "serruchando el piso", a fin de hacer perder la fe entre Gobierno y gobernados en una época en que la fe es lo último que nos debe fallar (Aplausos). No es problema con las bases, No estamos negociando las bases. ¿Quién ha dicho que estamos negociando las bases? Estamos negociando el calendario, a través del cual esas bases se tienen que ir desmantelando. Si las bases están ,ùlí. Las bases son una presencia real, no ficticia. Son una presencia real no inyentada por nosotros. Son una presencia real, que tiene cañones, ametralladoras, aviones de bombardeo, apuntándoJc a un pueblo que no tiene vocaciÓn para hacerles daños y apuntándole a un pueblo, que el día que se decida, a esas gloriosas tropas que le dieron filo y leño en Viet Nam, en Camboya y que ahora las han mandado para acá, en actitud amenazante; a esas gloriosas tropas se les reubicará más precipitadamente, de que como las sacaron de esos países de donde las acabaron de sacar (Aplausos). A los obreros norteameric;uios, cuyo trabajo, conjuntamente con los obreros panameños hacen que la operación del Canal sea una operación eficiente continua y constante. A ellos yo quisiera aquí en presencia de ustedes lanzarles un reto.

Aquellos obreros que desean que se les respete sus conquistas laborales, concedidas a través de muchos años de lucha, el Gobicrno y nuestro país están dispuestos a rcspctárselas porque este Gobierno no se caracteriza por irrespetar las conquistas obreras de ninf,rÚn grupo de obreros del país. A los que crccn que hay que mantener una situación colonial, con un andamiaje colonial, con una jurisdicción intrusa, a ésos que creen que para mantencr sus conquistas laborales conlleva diseñar una frontera extraña dentro de nuestro propio corazÓn, a ésos sí los retamos para que se vayan yendo, porque con ésos ni siquiera va a haber diálogos. Con los otros estamos muy dispuestos a dialogar, con todo cariño, con toda sinceridad. Y a nombre de los Oficiales del Estado Mayor, que me acompañan, a nombre de quienes hace siete aflOS decidimos que la fuerza pública no podía seguir manteniendo el "status quo".

A nombre de quienes hace unos años atrás nos determinamos que a cualquier precio la situación del país se iba a componer. A nombre de ellos, quiero darles nuestro agradecimiento, porque nosotros no hubiésemos podido avanzar, no seríamos lo que somos, sino es con el gran concurso y el gran apoyo de cada uno de ustedes, que dentro de sus provincias, dentro de sus Comunidades y dentro del escenario de la Patria, constituyen las más grandes máquinas de cambio con que ha podido contar Gobierno alguno. Muchas gracias.


Documentos del General


últimas noticias


Twitter


OmarTorrijos_1.jpgOmarTorrijos_10.jpgOmarTorrijos_11.jpgOmarTorrijos_12.jpgOmarTorrijos_13.jpgOmarTorrijos_14.jpgOmarTorrijos_15.jpgOmarTorrijos_16.jpgOmarTorrijos_17.jpgOmarTorrijos_18.jpgOmarTorrijos_19.jpgOmarTorrijos_2.jpgOmarTorrijos_20.jpgOmarTorrijos_21.jpgOmarTorrijos_22.jpgOmarTorrijos_23.jpgOmarTorrijos_24.jpgOmarTorrijos_25.jpgOmarTorrijos_26.jpgOmarTorrijos_27.jpgOmarTorrijos_28.jpgOmarTorrijos_29.jpgOmarTorrijos_3.jpgOmarTorrijos_30.jpgOmarTorrijos_31.jpgOmarTorrijos_32.jpgOmarTorrijos_33.jpgOmarTorrijos_34.jpgOmarTorrijos_35.jpgOmarTorrijos_36.jpgOmarTorrijos_37.jpgOmarTorrijos_38.jpgOmarTorrijos_39.jpgOmarTorrijos_4.jpgOmarTorrijos_40.jpgOmarTorrijos_41.jpgOmarTorrijos_42.jpgOmarTorrijos_43.jpgOmarTorrijos_44.jpgOmarTorrijos_45.jpgOmarTorrijos_46.jpgOmarTorrijos_47.jpgOmarTorrijos_48.jpgOmarTorrijos_49.jpgOmarTorrijos_5.jpgOmarTorrijos_50.jpgOmarTorrijos_51.jpgOmarTorrijos_52.jpgOmarTorrijos_53.jpgOmarTorrijos_54.jpgOmarTorrijos_55.jpgOmarTorrijos_56.jpgOmarTorrijos_57.jpgOmarTorrijos_58.jpgOmarTorrijos_59.jpgOmarTorrijos_6.jpgOmarTorrijos_60.jpgOmarTorrijos_61.jpgOmarTorrijos_62.jpgOmarTorrijos_63.jpgOmarTorrijos_64.jpgOmarTorrijos_65.jpgOmarTorrijos_66.jpgOmarTorrijos_67.jpgOmarTorrijos_68.jpgOmarTorrijos_69.jpgOmarTorrijos_7.jpgOmarTorrijos_70.jpgOmarTorrijos_71.jpgOmarTorrijos_72.jpgOmarTorrijos_73.jpgOmarTorrijos_74.jpgOmarTorrijos_75.jpgOmarTorrijos_76.jpgOmarTorrijos_77.jpgOmarTorrijos_78.jpgOmarTorrijos_79.jpgOmarTorrijos_8.jpgOmarTorrijos_80.jpgOmarTorrijos_81.jpgOmarTorrijos_82.jpgOmarTorrijos_83.jpgOmarTorrijos_84.jpgOmarTorrijos_85.jpgOmarTorrijos_86.jpgOmarTorrijos_87.jpgOmarTorrijos_88.jpgOmarTorrijos_9.jpg

Pronto: Tienda en línea

Estaremos abriendo nuestra tienda online.

Omar Efraín Torrijos Herrera, ha trascendido por ser el primer presidente en sentarse “de tú a tú” con Washington, y poner las cosas en orden respecto a la soberanía panameña en el canal.

pRONTO EN NUESTRA TIENDA ONLINE

×

Login

Please login using your credentials recived by email when you register.

  or   Crear una cuenta

¿Recordar contraseña? |  ¿Recordar usuario?

×

Register now


I'm a small Introtext for the Register Module, I can be set in the Backend of the Joomla WS-Register Module.



  or   Login
×